Adiós a Miguel Ángel Zapata, ¿y ahora qué?



Después de conocer la no continuidad de Zapata al frente del primer equipo de la Fundación Lucentum se abre el melón de cara a buscar un recambio para el banquillo del equipo alicantino.

El hecho de que el anuncio se haya adelantado incluso a la fecha de fin de contrato de Zapata nos puede indicar que el club pueda anunciar en breve el nombre del responsable de equipo para la próxima temporada.

Desde el club se ha descartado, salvo sorpresa, cualquier opción de optar a salir en LEB Oro. Así lo manifestaba el propio presidente Toni Gallego hace escasos días. Esto es algo importante, porque si se va a apostar por un entrenador se debe de tener bastante claro en qué categoría se va a competir el año que viene. Lo cierto es que, viendo el mal resultado deportivo de este año, lo lógico es volver a salir en LEB Plata y volver a apostar por el ascenso.

El mercado de entrenadores y posibles recambios puede ser muy amplio... o muy corto, dependiendo de los criterios que vaya a marcar el club. El número de entrenadores nacionales que andan sin contrato o entrenando en ligas extranjeras y que estarían dispuestos a regresar para entrenar a un proyecto como el Lucentum será muy elevado. Imagino que los teléfonos del club y el mail estarán llenos de ofertas llegadas desde muchos agentes.

Viendo que el club ha fracasado en sus dos proyectos de luchar por el ascenso, es importante que se haga análisis interno de cuáles han sido los errores. La decisión de no dar continuidad a Zapata parece coherente después de no haber cumplido las expectativas deportivas, pero también hay que hacer análisis y autocrítica de cuáles son los errores que se han repetido en estas dos campañas, donde ni Kuko Cruza ni Zapata han podido alcanzar el éxito deportivo y donde se nos han acumulado jugadores que no han respondido a lo esperado de ellos.

Este mismo año, la encuesta realizada en el blog refleja creo que bastante bien el rendimiento de los jugadores en función de lo que se esperaba de ellos. Y vemos que Marzo, Rejón y Lobo son los que mejor han rendido de los que comenzaron la campaña. Realmente eran las apuestas más seguras. La llegada de Reyes también ha sido bien valorada. Pero si vamos a otras apuestas o decisiones, vemos que los americanos han decepcionado (Balogun y Ferguson), que el único jugador al que se renueva (Aramburu) también ha acabado la temporada con muy poco protagonismo o que la apuesta por Méndez como jugador que llega desde Oro, también decepciona. 

El año pasado también sumamos nombres como Porcher, Byrd o Sherman, que tampoco mostraron todo el potencial que se esperaba cuando se ficharon. Está claro que en esto influyen muchos factores, pero lo que está claro es que a la hora de traer jugadores hay que evaluar todos los parámetros posibles para minimizar estas 'decepciones'. No es fácil. Pero hay que aprender de los errores y hacer autocrítica, algo que se echa de menos tanto en Zapata como en la directiva. A partir de ahí, nos levantamos y pensamos en nuevo proyecto para volver a enganchar a una ciudad que en el último partido demostró que todavía tiene 'gusanillo' de baloncesto y que solo necesita un empujón de ilusión para despertar. 

En todo el balance del pasado año habría que valorar también el motivo por el que la plantilla mostró falta de espíritu en los momentos clave. ¿Falta de entendimiento con el entrenador? ¿Falta de motivación? ... Realmente, lo que queda es que es probable que ninguno o casi ninguno continúen en el equipo el año que viene, por lo que tampoco podemos entrar en mayor profundidad. El baloncesto actual convierte a los jugadores en aves de paso y esa falta de identificación con los proyectos se acaba acusando en los momentos clave. Aunque esa implicación y esa química necesaria para que un bloque luche a muerte se tiene que gestar desde muchos frentes... y está claro que este año no se ha conseguido y ahí hemos tenido las consecuencias. Unos playoff jugando con solo 6 jugadores, cuando se supone que teníamos la plantilla más amplia de la liga junto a Granada.

Miguel Ángel Zapata, en declaraciones al podcast Hablando en Plata, preguntado sobre la composición de la plantilla de esta temporada, comentaba que él no conocía la categoría, más allá de los jugadores a los que se había enfrentado en el tramo final de la pasada temporada cuando ocupó el puesto de Kuko Cruza. Ahí tenemos la primera cosa a corregir. Es importante apostar por un entrenador que conozca la categoría en toda su amplitud, y que pueda aportar también valor a la hora de seleccionar a los jugadores de la plantilla.

A estos niveles, no son muy habituales los cambios de entrenador, por lo que si miramos nombres de entrenadores que hayan estado en LEB Plata las últimas tres temporadas y que no estén en la liga actualmente salen nombres como los siguientes:

Iurgi Caminos
Javier Juárez
Armando Gómez
Yago Casal
Sergio Jiménez
Miguel Ángel Hoyo
Javier Fijo
Carlos Iglesias...

Otro perfil es el de apostar por algún entrenador con experiencia en la categoría y que decida cambiar de aires. En este sentido, un nombre que podría ser interesante es el de David Mangas, entrenador que lleva una década entrenando en Ávila, como ayudante hasta 2012-13 y como primer entrenador durante las últimas cuatro temporadas, todas ellas en LEB Plata.

El caso es que en medios abulenses se plantea la posibilidad de que Mangas no vaya a continuar una temporada más en Ávila:

Además, el propio entrenador en su cuenta de Twitter ha dejado algunos mensajes con sabor a despedida:
David Mangas es un entrenador que ha destacado por su capacidad de conformar proyectos competitivos en un entorno de recursos limitados y por saber hacer crecer a muchos jugadores de los que han pasado por sus equipos. La pasada temporada llevaba a Óbila hasta la final de los Playoff de manera sorprendente y este año ha vuelto a firmar una temporada competitiva.

La opción de buscar a 'viejos conocidos' del Lucentum se antoja complicada. Andreu Casadevall fue cesado este año en Zaragoza pero su llegada parece complicada a una competición en la que no ha entrenado nunca. Rubén Perelló acaba de lograr el ascenso a  EBA con Almansa, pero tampoco tiene experiencia en la categoría. El regreso de Kuko Cruza parece imposible después de su salida la pasada temporada.

Y la vía de pujar porque algún otro entrenador consolidado en LEB Plata pueda venir es complicada e valorar a estas alturas. Nombres como Berni Álvarez, Mikel Garitaonandia o el propio Paco García parece que sería complicado que cambien de proyecto.

Bueno, toca ir poco a poco pasando página a la temporada y pensar ya en clave de temporada 2017-18... y aquí seguiremos opinando y apoyando al club... porque hay una cosa clara.. y es que, tarde o temprano, VOLVEREMOS.
Share on Google Plus

About Ramón Juan

This is a short description in the author block about the author. You edit it by entering text in the "Biographical Info" field in the user admin panel.

0 comentarios :