Miguel Ortín, de la cantera del Lucentum al Real Madrid


Esta temporada ha sido una de las mejores para la cantera del Lucentum, siendo el único equipo de la Comunidad Valenciana que ha clasificado a sus equipos para los Campeonatos de España en categorías junior, cadete e infantil.

En los últimos días se ha concretado la noticia de que Miguel Ortín (base, 1.72m, 1998), jugador nacido en Sax, del equipo cadete autonómico del Lucentum se va a incorporar a las categorías inferiores del Real Madrid. Es una oportunidad única para el jugador y, aunque nos gustaría que los mejores jugadores de nuestra cantera pudieran seguir en el Lucentum hasta el primer equipo, la "ley de vida" hace que si un jugador destaca sobremanera en algún club acabe siendo reclutado por algunos de los clubes más potentes del país.


Creo que es una buena noticia para el basket alicantino el que un jugador nacido en la provincia y que se ha formado en el Lucentum tenga la oportunidad de seguir su progresión en el Real Madrid. Ojalá pueda tener éxito y seguir evolucionando en su nivel de juego. Nunca se sabe si en el futuro puede acabar regresando a vestir los colores del Lucentum dentro de algunos años.

El jugador ya ha realizado sus primeros entrenos con el Real Madrid:


-->
Miguel Ortín es una firme promesa de la cantera del Lucentum y el año pasado tuvo la ocasión de participar en la Minicopa que se disputó en Barcelona con ocasión de la clasificación del Lucentum para la Copa del Rey. En aquel evento, en categoría infantil, acabó como uno de los jugadores destacados del torneo y fue el 5º mejor base con 9.5 puntos de valoración.


Esta temporada, en su primer año cadete, ha competido con el cadete A del Lucentum que llegó al Campeonato de España, donde se convirtió en uno de los jugadores más importantes del equipo con 9 puntos, 2.7 rebotes y 6.3 asistencias por partido.

Toda la suerte del mundo para Miguel y desde el blog iremos siguiendo su progresión en el Real Madrid.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cinco opciones para el banquillo de la Fundación Lucentum

LEB Plata, esa liga en tierra de nadie que necesita una reestructuración